Lengua materna

Lengua materna
Esprimi il tuo giudizio
Aggiungi ai preferiti
  • Tendenza LGBT LLL
  • Media voti utenti
    • (0 voti)
  • Critica
Guarda il trailer Varie

Cast

Lengua materna

Ruth, proprietaria di un Cafè, dopo 14 anni di vita insieme alla sua compagna Nora, pensa che sia arrivato il tempo di dichiarasi come lesbica anche a sua madre Estela. La conversazione avrebbe potuto andare meglio. Scoprendo all’improvviso che la propria figlia le ha mentito per anni, Estela, sotto shock, si accascia sul pavimento. Superato il primo colpo, Estela, è ansiosa di comprendere meglio la figlia e vuole rendersi conto di come possa essere lo stile di vita di una lesbica. Inizia così a leggere libri e pubblicazioni lesbo e s’inoltra, aiutata da un’amica di fiducia, in vari locali e ritrovi lesbici, compresi night club, dove incontra anche alcune ex fidanzate della figlia. Questo suo impegno, anzichè rallegrare sembra all’inizio offendere Ruth, ma pian piano, la nuova e più sincera vicinanza con la madre diventa salutare, soprattutto quando la sua relazione con Nora inizia ad andare in crisi… Una sceneggiatura tagliente e ottime interpretazioni ci permettono di indagare e approfondire l’insopprimibile amore di una madre.

Condividi

Commenta


trailer: Lengua materna

Varie

Un buen ejemplo de comedia sutil y libertaria es Lengua materna, la segunda película de ficción de la cordobesa Liliana Paolinelli (Por sus propios ojos), acaso una de la directoras locales más reconocidas en los últimos tiempos, que por fin llega a las grandes carteleras de nuestra ciudad. Sutil y libertaria porque tanto su tema, y sobre todo la forma en que lo aborda, logran trascender los estereotipos y lugares comunes de un subgénero ya bastante transitado, aunque casi nunca con la honestidad e inteligencia con que lo hace Paolinelli (a pesar de que el afiche de promoción sugiera todo lo contrario). Claro que el tema, como ha aclarado alguna vez la propia directora, no es tanto la homosexualidad como las relaciones entre madres e hijas, o quizás cómo los prejuicios sociales son capaces de condicionar hasta los vínculos más íntimos de las personas. Ya la apertura del filme, de una contundencia ejemplar, dejará en claro su tono y su conflicto central: un diálogo entre una madre y su hija culmina con la confesión de ésta última de su condición de lesbiana. No estamos ante una adolescente pues Ruth (Virginia Innocenti) ya supera los 40 años, y hace por lo menos 14 que convive con su actual pareja, una política en plena campaña para llegar a la Cámara de Diputados (Claudia Cantero), algo que su madre Estela (Claudia Lapacó, en un trabajo consagratorio) ni imaginaba, así como tampoco ciertos secretos que esconde su otra hija (interpretada por la cineasta Ana Katz). La primera escena ya revela así el estado de una relación que la estupefacta Estela no hará más que intentar cambiar a lo largo de toda la película: “Algo mal habré hecho”, se dice a sí misma en la primera reacción, pero poco después saldrá a enfrentarse con sus propios prejuicios, aunque las novedades quizás no sean tan bienvenidas por su hija. Primero, irá a hablar con el cura de su Iglesia pero sólo encontrará indiferencia (o mero rechazo y exclusión), luego comprará cierta bibliografía especializada que le despejará sus prejuicios y no tardará en pasar a aventuras mayores, como asistir a un boliche gay para conocer el ambiente. Lo cierto es que el proceso de aprendizaje de Estela la llevará a inmiscuirse cada vez más en la vida de su hija y su pareja, para descubrir al fin que no es tan perfecta como imaginaba, sino que se trata de vínculos tan complejos como cualquier otro, que su invasión tal vez pueda complicar.
La capacidad formal de Paolinelli se encuentra en los detalles: los encuadres son excelsos pero sutiles, al igual que la composición interna de los planos (en su mayoría medios y fijos), que privilegian a los protagonistas pero pocas veces condicionan la mirada del espectador; el timing para las escenas y varios gags humorísticos es notable, así como también el guión de la propia directora -con algunos diálogos sobresalientes-, y el uso del fuera de campo; hay al fin un respeto casi documental que despeja todo riesgo de costumbrismo para la venta. Su mayor logro, sin embargo, está en la decisión de privilegiar las actuaciones, que en Claudia Lapacó encuentra a una intérprete sublime, capaz de entregar un trabajo pleno de matices, que la coloca entre lo mejor del año. (Martín Iparraguirre)

Effettua il login o registrati

Per poter completare l'azione devi essere un utente registrato.